La Barcelona Romana.

Un circuito histórico.

Cuando paseamos por Barcelona haciendo turismo solemos centrarnos en los monumentos del período modernista (Sagrada Familia, Pedrera, Park Güell), o de los monumentos de la Barcelona medieval (Catedral, Plaça del Rei), algunos de ellos popularizados por libros de éxito como Santa Maria del Mar (La Catedral del Mar).

Pero Barcelona tiene otras cosas que ver para conocer su historia. Antes de ser una importante ciudad medieval, Barcelona había sido una ciudad romana. En esa época ni siquiera se llamaba Barcelona sino Barcino (o mejor dicho Colonia Iulia Augusta Faventia Paterna Barcino). Barcino fue fundada entre los años 15 y 13 a.C. por orden del emperador Augusto, el primer emperador del Imperio Romano, sobrino nieto de Julio César. Augusto estuvo en la Península Ibérica durante esa época haciendo la guerra a las tribus del norte de España, los únicos que se le resistían para poder conquistar toda la Península, y las pasó canutas. Cuando terminó la guerra decidió fundar la colonia de Barcino (entre otras fundaciones) para darles tierras a los veteranos de las tropas que habían luchado en dicha guerra.

Aún podemos ver esa influencia romana en el propio trazado de las calles del centro histórico de la ciudad. Los romanos, que eran muy ordenados, solían crear las ciudades siguiendo lo que llamaban un trazado hipodámico, o lo que es lo mismo construían la ciudad a partir de dos calles principales perpendiculares que se cruzaban en un punto central, donde se establecía el centro de la ciudad (el foro). El centro de la Barcino romana se situaba aproximadamente en lo que actualmente es la Plaça Sant Jaume, donde actualmente están el Palau de la Generalitat y el Ayuntamiento. Como podemos ver, las cosas no han cambiado demasiado en estos más de 2000 años, y el centro de poder de la ciudad sigue estando en el mismo sitio.

Visita a las murallas romanas de Barcelona

Barcelona, o Barcino, contaba con una muralla que rodeaba toda la ciudad. Dicha muralla romana fue derruida en el siglo XIX cuando la ciudad estaba creciendo debido a la industrialización. Pero aún quedan algunos restos de la muralla que se pueden visitar, algunos se pueden ver a simple vista, pero otros están un poco más ocultos o son más difíciles de identificar. Para poder visitar todos estos restos de la muralla os proponemos un recorrido circular al antiguo perímetro de la muralla visitando los restos que quedan visibles. Comenzaremos este recorrido en la Plaça Nova, la plaza donde está ubicada la catedral de Barcelona.

  • Plaça Nova

Los restos de muralla que se conservan en la Plaça Nova son sin dudas los más conocidos. Millones de turistas visitan esta ubicación cada año y atraviesan los restos de la muralla para subir por el carrer del Bisbe hasta la Plaça Sant Jaume, uno de los paseos más transitados, y bonitos, de la ciudad.

En esta plaza, a la derecha de la catedral, se conservan cuatro torres de lo que fue la muralla. Dos de las torres (las de la izquierda) son cuadradas y están integradas en lo que actualmente es la casa del arcediano (sí, el edificio rosa). Las otras dos torres, las de la derecha, que se conservan son redondas.

¿Por qué esa diferencia en la forma de las torres? Muy sencillo, las murallas de Barcelona estaban compuestas por 76 torres, 66 cuadradas y 10 redondas. Las torres redondas correspondían a aquellas que estaban a cada lado de las puertas de entrada, así como las torres donde la muralla hacía una esquina. En el caso de la Plaça Nova, las dos torres de la derecha son las torres que flanqueaban la entrada norte a la ciudad (la conocida como Porta Praetoria).

Si recuerdas lo que hemos explicado antes, la ciudad estaba construida a partir de dos líneas que se cruzaban en el foro. Las puertas de la ciudad de Barcelona correspondían a los puntos en que esas dos calles se cruzaban con la muralla, con lo que Barcino tenía 4 puertas de entrada, una en cada punto cardinal. Por tanto, desde cada puerta de entrada se podía llegar al foro de la ciudad en línea recta. Por desgracia, actualmente sólo se conserva esta puerta de la Plaça Nova (y un resto de otra de las puertas, como verás luego).

Una curiosidad respecto a esta puerta de entrada a la ciudad es que, actualmente, se puede ver un trozo de acueducto (un arco) que se incrusta en la tercera de las torres. Este arco no corresponde al acueducto original de la ciudad, sino que se trata de una reconstrucción de parte de dicho acueducto que se hizo en 1958!! Eso sí, el acueducto original entraba en la ciudad por el mismo sitio que esta réplica.

  • Plaça Ramon Berenguer

Nuestro recorrido por las murallas romanas lo haremos en el sentido de las agujas del reloj aunque, evidentemente, lo puedes hacer en el sentido contrario si así lo prefieres.

En nuestro caso iremos ahora, cruzando toda la plaza de la catedral, hasta la Vía Laietana, que marca, más o menos, el límite de la ciudad romana de Barcino. Si giramos a la derecha por dicha calle y bajamos, acabaremos llegando a la Plaça de Ramon Berenguer. Identificarás rápidamente esta plaza, ya que es donde está ubicada la estatua ecuestre de este ilustre conde de Barcelona, así como la parte trasera del Palau Rial y la Iglesia de Santa Águeda.

Para entender quién fue y por qué es tan importante este personaje (al que se conoce como el Grande) y por qué se le ha puesto su nombre a una plaza baste apuntar que, entre otras muchas cosas, su hijo Ramon Berenguer IV, se casó con Petronila de Aragón, con lo que se produjo la unión del Reino de Aragón con el Condado de Barcelona creándose la Corona de Aragón. Como curiosidad Ramon Berenguer III se casó con una hija de El Cid (aunque no fue la madre de Ramon Berenguer IV, ya que ésta murió muy joven).

Aunque  al ver esta plaza lo primero que pensamos es que estamos viendo un conjunto medieval, lo cierto es que parte de estos edificios están construidos aprovechando la muralla romana. Esto lo podemos ver en las torres cuadradas sobre las que se asienta parte del edificio, que si has venido de la plaza de la catedral, te darás cuenta que son muy similares a las torres cuadradas que había en dicha plaza. El aprovechamiento de los restos romanos para construcciones posteriores es muy habitual como verás más adelante. ¿Por qué construir un nuevo muro si hay uno disponible?

Verás que en algunas partes de la muralla hay zonas de ladrillo rojo que contrastan con la piedra de la muralla. Esta parte de ladrillo es una reconstrucción de zonas derruidas de la muralla, y se utiliza el ladrillo rojo para que se diferencie bien la zona original de la zona reconstruida.

  • Carrer de Sots Tinent Navarro

Siguiendo este trozo de muralla por el Carrer de la Tapinería llegaremos a la Plaça de l’Àngel, donde está el metro de Jaume I. Aquí debería estar otra de las puertas de la ciudad, pero actualmente no quedan restos de la misma. Atravesando la plaza seguiremos bajando por el Carrer del Sots-Tinent Navarro, paralelo a la Via Laietana.

Aquí se encuentra la fachada trasera del Palau Requesens, pero ahora que ya has visto otras partes de la muralla estoy seguro de que serás capaz de detectar que este palacio utiliza también partes de la muralla en su construcción, en concreto tres torres, así como los trozos de muro entre las torres. Como puedes ver, la torre de más a la izquierda, de ladrillo rojo, es una reconstrucción de la torre original sobre los escasos restos que quedan de la misma. Si seguimos un poco más adelante, veremos que también quedan restos de las bases de otras dos torres más.

Como puedes ver la muralla no siempre sigue el trazado de las calles actuales, y algunas zonas han quedado insertadas dentro de bloques de edificios existentes. La zona próxima a la Baixada de Caçador se marca en rojo.

Nos cruzaremos con una calle que baja, conocida como Carrer Baixada de Caçador. Pasada esa calle vemos dos torres más. Esta parte de la muralla es muy interesante. Si te fijas verás que estas torres y sus muros tienen ventanas. Lo cierto es que esta parte de la muralla había quedado integrada en los edificios que se construyeron aquí. De hecho, si te fijas, delante de la muralla hay actualmente un parque. Este parque estaba antiguamente ocupado por otros edficios, que fueron derruidos para dejar a la vista la muralla. Durante mucho tiempo este trozo de la muralla quedó oculto por las construcciones que se hicieron encima. ¿Te imaginas vivir en una casa que tiene por pared un trozo de la muralla romana? Debía ser complicado hacer agujeros para colgar un cuadro.

Ahora fíjate en el final de este trozo de muralla. Verás que hay una especie de arco inacabado que desaparece en el edificio de al lado. En efecto, aún quedan trozos de muralla por descubrir en esta zona. Está previsto seguir con el trabajo de derribo de edificios para mostrar más partes de la misma.

  • Plaça dels Traginers

Seguimos nuestro camino hacia abajo por la misma calle y giraremos a la derecha por la siguiente calle (Carrer del Pom d’Or), una calle muy estrecha que va a parar a una plaza bastante oculta y no demasiado conocida, la Plaça de Traginers. Aquí terminaba esa sección de muro que hemos visto a lo largo del Carrer del Sots-Tinent Navarro. Si te acuerdas, anteriormente he comentado que se utilizaban torres circulares en las esquinas de la muralla. Pues bien, esto es lo que tenemos precisamente aquí, la base de la torre circular que hacía de esquina de la muralla de la ciudad. Aquí la muralla hacia un giro para dirigirse hacia la puerta Sur de la ciudad (en realidad Sureste, ya que las calles no siguen una orientación Norte-Sur/Este-Oeste).

Como hemos visto en otras zonas de la muralla, esta sección de la muralla se ha conservado porque se construyó una casa encima, durante la edad media, utilizando la muralla como cimientos. Esta casa fue posteriormente derruida y nos ha quedado este oculto trozo de la muralla, no excesivamente conocido.

  • Carrer del Correu Vell

Dejamos la Plaça de Traginers y continuamos por el Carrer del Correu Vell, una calle muy estrecha. A mitad de la calle hay un pequeño pasaje a la derecha, muy estrecho, que nos lleva a una pequeña plaza. Creeme si te digo que este espectacular lugar es prácticamente desconocido para la mayoría de la gente, incluso los que hemos vivido toda la vida en esta ciudad.

Aquí podemos ver la parte trasera de lo que fue el antiguo Palau dels Marc, y actualmente es el Centro Cívicio Pati Llimona. De nuevo podrás ver las típicas torres cuadradas con las que ya estarás bastante familiarizado, así como el trozo de muralla que había entre ambas torres, sobre el que se ha construido el resto del muro del palacio.

  • Carrer Regomir.

Volvemos de nuevo a salir al Carrer del Correu Vell y seguimos adelante hasta llegar al Carrer de Regomir. Esta calle sigue el trazado de una de las calles romanas que atravesaban la ciudad de extremo a extremo. Si siguieses esta calle (luego cambia de nombre a Carrer de la Ciutat), llegarías a la Plaça Sant Jaume (ahora ya sabes que ahí estaba el centro de la ciudad romana, el foro), y si continuases subiendo llegarías a la puerta donde hemos comenzado nuestro recorrido, en la Plaça de la Catedral. Pero no adelantemos acontecimientos.

Como habrás podido intuir, en esta calle se encontraba otra de las entradas a la ciudad, a la que se conoce popularmente como Porta de Mar, ya que era la que estaba más cercana a la costa.

Subiendo por el Carrer de Regomir llegaremos a un punto con una esquina en la que vemos un pequeño arco. Estos son los restos que quedan de esa antigua Porta de Mar. De hecho el pequeño arco que vemos corresponde al paso peatonal de dicha puerta. Las puertas de Barcino tenían tres entradas, una central más grande para carruajes y animales, y dos laterales para peatones.

No, no es que los romanos fuesen más bajitos y por eso hiciesen una puerta pequeña. Lo que ocurre es que se ha ido edificando sobre los niveles inferiores y el nivel del suelo actual ha quedado más elevado que el original romano.

Junto a esta puerta se encontraban unas de las termas de la ciudad, de las que quedan algunos restos, como explicaremos en otra entrada.

Unos metros más adelante hay una calle muy estrecha a la derecha que nos lleva al conocido como Pati d’en Llimona. Se trata del mismo centro cívico Pati Llimona del que hemos visto antes su fachada posterior. El centro cívico conserva restos de la muralla más antigua de la ciudad que se pueden visitar.

  • Carrer Avinyo (Número 19)

A partir de aquí, los restos de muralla no son tan visibles, ya que la antigua muralla recorre un espacio que actualmente está edificado, aún así hay algunos restos que te sorprenderán.

Tras llegar a la Plaça del Regomir, giramos a la izquierda por el Carrer de Calella (luego Carrer de la Comtessa de Sobradiel) hasta la calle Avinyó. Posiblemente el nombre de esta calle te sonará al cuadro de Picasso, “Las Señoritas de Aviñón”. La historia dice que este nombre hace referencia a un prostíbulo que estaba situado en esta calle y que Picasso debía conocer bien, pues vivió unos nueve años en esta ciudad.

En el número 19 de esta calle se encuentra la Associació Excursionista d’Etnografia i Folklore (AEEF) que conserva en su interior otro resto de la muralla, que se puede visitar mediante una reserva previa.

  • Carrer del Call

Mas adelante, justo cuando el Carrer d’Avinyó cambia de nombre y pasa a llamarse Carrer de Banys Nous encontramos el Carrer del Call a la derecha.

El nombre de esta calle hace referencia al barrio judío de la Barcelona medieval (conocido precisamente por ese nombre “Call”). Si te fijas algunas calles de esa zona tienen nombres que hacen referencia a ese pasado medieval, como el Carrer de l’Arc de Sant Ramon del Call o el Carrer de Salomó ben Adret.

En esa calle podemos ver un trozo de la muralla (parte de una torre) y parte del foso en el interior de una tienda de bisutería y complementos Woman’s Store (aunque los comercios cambian rápidamente en esta zona).

Más adelante en esa misma calle vemos como la apertura del Carrer del Call cortó la muralla, y podemos ver una sección transversal de la misma, encima de la joyería Fills M. Sala. Esta visión de la muralla nos ayudará a entender cómo se construyeron e integraron los edificios de la zona a ambos lados de la muralla, utilizándola como muros medianeros de muchos edificios de la zona.

  • Carrer de Banys Nous (La Granja)

¿Y qué te parece la idea de tomarte una buena taza de chocolate con churros sentado en una mesa junto a la muralla? Pues eso es exactamente lo que puedes hacer en La Granja, una antigua vaquería convertida en cafetería en 1872 y que cuenta con una pared interior que es directamente la muralla romana.

Este local se encuentra en el Carrer de Banys Nous, que es la continuación del Carrer d’Avinyó, poco metros más adelante del cruce con el Carrer del Call, de forma que lo que vemos dentro del local es exactamente el trozo de muralla que continúa pocos metros más adelante el trozo de muralla cortado que hemos visto en el Carrer del Call. De nuevo esto nos sirve para darnos cuenta de cómo muchas partes de la muralla siguen ahí, formando parte de las paredes de los edificios situados en las calles Avinyó y Banys Nous.

  • Carrer de la Palla

Finalmente, ya cerca del final del recorrido, si seguimos el Carrer de Banys Nous, este se acaba convirtiendo en el Carrer de la Palla, donde vemos otros restos más de la muralla. Estamos ya muy cerca del punto de partida en la Plaça Nova. El trozo de muralla y las torres que vemos aquí son justamente los que se encuentran a continuación de la torre de entrada a la ciudad (la torre de la derecha) que veíamos en esa plaza, con lo que cerramos todo el círculo y terminamos nuestro recorrido.

Esperamos que os haya gustado y lo disfrutéis tanto como nosotros!!

Mercados navideños de Barcelona.

La Navidad ha llegado!!! Y nada mejor que vivirla visitando las tradicionales ferias de Navidad que encontramos en toda la ciudad. Por eso, desde Blanc GuestHouse te hacemos una recopilación de las 4 mejores ferias y mercados de Navidad de Barcelona, tanto las clásicas como las más modernas, donde los pesebres, la artesanía, la comida y la buena bebida no faltan. Te animas?

FIRA DE SANTA LLUCIA

Desde 1786, se organiza frente a la Catedral, la feria más antigua y popular de Barcelona, ​​la Fira de Santa Llúcia. Se llama así, porque siempre se había celebrado cerca de la capilla románica de las Once Mil Vírgenes de la Catedral, donde se veneraba a Santa Lucía, y que posteriormente daría el nombre actual a la capilla.

Como curiosidad, en los años anteriores a la Guerra Civil, se celebraba en la Plaça Nova y en las calles del Bou y de Corribia, pero los bombardeos que sufrió la ciudad provocaron la desaparición de estas calles y de varios edificios de alrededor. Esto dejó una explanada que, posteriormente, en los años 50 se convertiría en la actual avenida de la Catedral, donde hoy en día todavía se celebra la feria.

Cada año, podemos encontrar más de 200 tenderetes que se agrupan en 4 sectores: pesebres y figuras, artesanía, vegetación y verde y por último la sección musical, donde encontraremos instrumentos típicos de esta época como las zambombas y las panderetas. Además, realizan muchas actividades para que disfruten tanto los adultos como los más pequeños: un tió gigante, actuaciones musicales, cursillos de pesebres, pasacalles…

FERIA DE NAVIDAD DE LA SAGRADA FAMILIA

Es la feria más antigua de l’Eixample, aquí se venden abetos, adornos, pesebres y productos alimenticios artesanos desde hace más de 60 años. Un grupo de artesanos decidió trasladarse al Eixample Dret, cuando ya no había espacio para nuevas paradas en la Feria de Santa Llúcia. Así empezó ese mercado navideño que actualmente cuenta con casi 100 paradas.

FERIA DE LOS REYES EN GRAN VIA

Se celebra desde el año 1877 y esta Navidad encontraremos más de 300 paradas, entre las calles de Muntaner y Calàbria. Hay todo tipo de productos, desde bisutería, decoración y cerámica, hasta golosinas, churros y juguetes. La noche de Reyes, encontraráS a mucha gente comprando regalos a toda prisa, ya que abren hasta bien entrada la madrugada.

FERIA DE NAVIDAD DEL PORT VELL

Barcelona estrena una nueva feria de Navidad muy cerca del mar, concretamente en la plaza del Portal de la Pau, en el Port Vell. De hecho contará con un árbol con iluminación led de 31 metros, el mayor instalado nunca en Cataluña, un pesebre flotante y una noria gigante. Las paradas serán de madera al estilo tradicional de los mercados navideños europeos. Además, todas las noches la fachada de la sede del Puerto de Barcelona se iluminará con un espectáculo al ritmo de la música y con más de 100.000 luces led.

Vistas panorámicas en Barcelona.

Pasear por las características calles de Barcelona, llenas de vida y encanto, es una actividad indispensable para conocer la ciudad y disfrutar de ella en su visita. Pero también existen lugares, un tanto alejados del corazón de Barcelona, tranquilos y sin una abundante muchedumbre alrededor, para disfrutar de unas vistas panorámicas inolvidables. En esta entrada voy a presentar los miradores más destacados e increíbles para admirar la gran ciudad desde un punto de vista más paisajístico y menos urbano.

TIBIDABO

Se trata del mirador más impresionante de Barcelona por excelencia. Para acceder a él puede utilizarse el funicular, situado cerca del barrio de San Gervasio, en la calle de Bonaventura Roig. Una vez allí, puede visitarse el famoso Templo del Sagrado Corazón de Jesús, una iglesia de estilo románico impresionante tanto por dentro como por fuera. También cuenta con un parque de atracciones, en el cual es recomendable subirse a su noria, entre otras muchas atracciones, para disfrutar de unas vistas impresionantes de la gran ciudad. Entre el funicular y el parque de atracciones hay un mirador llamado Observatorio Fabra, situado en una colina, en el que se puede disfrutar de una comida en sus impresionantes terrazas y contemplar su famoso telescopio.

BUNKERS DEL CARMEL

Otro sitio recomendable si quieres disfrutar de un atardecer de ensueño es los bunkers del Carmel. Se sitúan entre el barrio del Carmel y el Guinardó, en lo alto de una colina. Anteriormente, a diferencia de lo que su nombre indica, había una batería antiaérea, en la Guerra Civil Española, a pesar de que ahora solo se conservan unos pocos restos, ya que posteriormente fue, durante un tiempo, uno de los últimos barrios de barracas de la ciudad. Sus vistas valen totalmente la pena, a pesar de no encontrarse en un lugar céntrico y turístico. Además, cuentan con ascensores que te llevan hasta el último tramo del recorrido.

VIAJE EN VELERO

Si amas el mar y quieres vivir una experiencia única y privada, puedes alquilar un viaje en velero por la playa de la Barceloneta. Existen una gran cantidad de ofertas, y puedes buscar y reservar la que más se ajuste a tus gustos. También, si no cuentas con el presupuesto necesario para ello, puedes comprar un ticket para subirte a las famosas «golondrinas», barcos turísticos que dan una vuelta por las playas y el puerto de la ciudad. Si llegas a la hora precisa, puedes gozar de unas vistas increíbles del atardecer en el mar, y disfrutarás de un momento mágico e inolvidable.

TELEFÉRICO DEL PUERTO

Un lugar cercano al centro de Barcelona es este teleférico, situado en el puerto de la ciudad o en Montjuïc. Cuenta con dos puntos de acceso; la estación de Miramar (en Montjuïc) y la Torre de San Sebastián (en la Barceloneta). Durante este trayecto disfrutarás de unas maravillosas vistas, tanto de la ciudad como del mar. Mi recomendación es empezar en la Torre de San Sebastián y finalizar el recorrido en la estación de Miramar, ya que, además de que el primer lugar es mucho más accesible, Montjuïc también cuenta con un mirador precioso en el cual se puede disfrutar de unas vistas panorámicas de la ciudad estupendas. Además, cuenta con el Restaurante Terraza Miramar, donde puedes finalizar la jornada con una maravillosa cena con vistas de Barcelona.

TERRAZAS DEL MNAC

El Museo Nacional de Arte Contemporáneo es uno de los atractivos de la ciudad de Barcelona. Su gran colección de obras de arte es una de las más importantes del país. Pero, además de empaparse de cultura visitando su interior, también se puede disfrutar de las fantásticas vistas que sus terrazas ofrecen. Puedes contemplar las increíbles vistas de la ciudad desde las terrazas que hay en el propio museo, arriba del todo, o incluso en la entrada de éste pueden hacerse fotos de ensueño, ya que está situado arriba de una colina.

MIRADOR DEL ALCALDE

Situado en la carretera de Montjuïc, cerca del Castillo de Montjuïc, es conocido por sus excepcionales vistas de Barcelona, pero también lo caracteriza un curioso mosaico que está presente en casi todo el suelo de la zona. Además, cuenta con muchas zonas de césped y pinedas, que ayudan a crear un ambiente tranquilo y natural. Cuenta con parques de diferentes niveles, todos ellos increíblemente bellos en los que puedes disfrutar de una agradable tarde.

Visita cultural por Barcelona.

Cuando hablamos de visitar lugares culturales en Barcelona, todos hemos oído hablar del famoso Museo Nacional de Arte de Cataluña, el museo Picasso o incluso el Museo de Arte Contemporáneo, entre otros. Todos ellos poseen un particular encanto y son capaces de embelesar a cualquier amante del arte que deambule por las calles de esta maravillosa ciudad. Sin querer ensombrecer la majestuosidad de estos museos habituales a la hora de visitar Barcelona, el propósito de esta entrada es recomendar la visita de otros lugares de igual interés cultural, pero que son menos conocidos.

BIBLIOTECA ARÚS

Situada en el Paseo de San Juan, esta bella biblioteca es un centro de investigación de los movimientos sociales de los siglos XIX y XX. Cuenta con más de 24.000 libros, y su colección se va ampliando a medida que se recaudan donaciones y nuevas adquisiciones. Además de descubrir y profundizar en la historia y el contexto de los siglos previamente mencionados, la biblioteca dispone de la colección de Sherlock Holmes de Joan Proubasta, considerada la colección privada dedicada a la figura de este famoso detective más importante de España y de las 10 mejores del mundo. Este último evento solo está disponible durante los días mencionados en la web oficial de la biblioteca.

CASA VICENS

Antoni Gaudí es conocido principalmente por sus obras como la importantísima Sagrada Familia o la Pedrera. Lo que muchos no saben es que, este edificio, llamado Casa Vicens, fue la primera obra que cobró importancia hecha por este arquitecto catalán. Está situado en el distrito de Gracia, en la calle de las Carolinas. Forma parte de uno de los edificios modernistas existentes en la ciudad de Barcelona, de ahí sus característicos detalles coloridos y alegres, y visitarlo es una gran oportunidad para conocer a Gaudí con una mayor profundidad.

CASA ROCAMORA

Este palacete, situado en el barrio del Putxet de Barcelona, fue la propiedad de un burgués catalán llamado Manuel Rocamora. Lo que llama la atención de esta casa es su estilo isabelino, pulcro y lujoso. Actualmente se conserva la mayoría de los muebles y pertenencias del propietario y está expuesto a visitas turísticas. Cuenta con una atractiva biblioteca y un encantador jardín de considerables dimensiones. Es una buena opción para descubrir este estilo y el tipo de casas propias de la población acomodada de la ciudad que podían llegar a existir.

MUSEO DE HISTORIA DE BARCELONA

Si estás interesado en los inicios de la ciudad, allá por el siglo I antes de Cristo, te interesará visitar este museo de historia. Cuenta con numerosas exposiciones, tanto permanentes como temporales, para mostrar a los visitantes el patrimonio histórico de la ciudad. Cuenta con numerosas sedes dispersas por toda Barcelona, donde se enseñan diferentes monumentos o patrimonios históricos que ayudan a explicar el contexto de la ciudad. Un ejemplo de ellos es el Templo de Augusto, la Domus de Avinyó, la Via Sepulcral Romana, entre otras. Lo que más destaca es el período romano, pero este museo de gran importancia también cuenta con eras históricas diferentes.

MUSEO CAN FRAMIS DE BARCELONA

Inaugurado en 2009, es un proyecto creado para exponer piezas de pintura contemporánea. Cuenta con 300 obras aproximadamente que datan desde la década de los 60 hasta la actualidad. La mayoría son de artistas nacidos o residentes en Cataluña, así que es una buena oportunidad para conocer los talentos catalanes actuales. Anteriormente era una fábrica textil de finales del siglo XVIII situada en el barrio de Poblenou, pero que con el tiempo se renovó para dar lugar a este fantástico museo. A parte de las exposiciones permanentes, también cuentan con algunas temporales.

Modernismo en Barcelona.

Una de las corrientes artísticas que más influencia tiene en la ciudad de Barcelona es el Mordernismo. Se trata de una corriente artística creada a finales del siglo XIX y a inicios del XX que trata de romper con los demás estilos de la época. Fue muy importante en toda Cataluña, pero especialmente en la capital de la comunidad autónoma. Uno de los edificios más famosos que representa esta corriente artística es la Pedrera o la Casa Batlló.

En esta entrada se nombrarán algunos otros edificios modernistas en Barcelona que no puedes perderte si tienes la oportunidad de poder visitarlos.

ELS QUATRE GATS

Este restaurante situado en la calle de Montsió, cerca de la Plaza de Cataluña, es conocido por ser uno de los lugares más importantes del modernismo en Barcelona, ya que grandes artistas representantes del movimiento cultural frecuentaban el local. Se inauguró por primera vez en 1896, y sigue conservando su decoración. Lo especial de visitar este lugar es el ambiente que posee todo el local. La sensación de que has viajado un siglo atrás y de que eres un artista del modernismo buscando inspiración está asegurada. Además, la comida es excelente, como su ubicación.

CASTILLO DE LOS TRES DRAGONES

Este espléndido edificio se encuentra en el parque de la Ciudadela, y fue inaugurado en 1888 para la famosa Exposición Universal de Barcelona de ese mismo año. Su estilo modernista puede apreciarse en cada detalle de su exterior, pero lo que más suele apreciarse es su preciosa fachada. En aquella época fue una cafetería, pero actualmente es un Museo de Ciencias Naturales, y cuenta con una biblioteca, un laboratorio e incluso aulas de investigación. El Castillo de los Tres Dragones es una muy buena opción para visitar tanto por fuera como por dentro. Además, al situarse junto al parque de la Ciudadela, se puede dar un agradable paseo después de visitar la obra modernista.

CASA DE LES PUNXES

Este pequeño castillo situado en la Avenida Diagonal pretende imitar los castillos medievales usando el estilo modernista de la época. Cuenta con seis torres acabadas de manera puntiaguda, de ahí la procedencia de su nombre, ya que «punxes» en catalán significa «pinchos». Fue inaugurado en 1905, y actualmente puede visitarse también el interior, lo cual es recomendable dado lo fascinante que es, aunque con solo apreciar el exterior, merece totalmente la pena aprovechar la oportunidad de acercarse.

MUSEO DEL MODERNISMO DE BARCELONA

El museo que representa la corriente artística en Barcelona, que cuenta con unas 350 obras, se sitúa en la calle de Balmes. Es un muy buen sitio para iniciar la ruta modernista por Barcelona, ya que se muestra exactamente de lo que trata esta corriente artística. Cuenta tanto con cuadros como con esculturas y maquetas, todos ellos impresionantes. Su ubicación es perfecta, ya que se encuentra en el corazón del barrio de l’Eixample, cerca de la Pedrera y la Plaza de Cataluña.

HOTEL ESPAÑA

Este lujoso hotel se encuentra cerca de las Ramblas y del Mercado de la Boqueria, lugares repletos de tiendas y muy interesantes para visitar. Fue construido en 1859 y aunque actualmente haya zonas del edificio que han sido reformadas o reconstruidas, el salón aún conserva su estilo modernista, con preciosos detalles en las paredes y el techo. Aunque no se esté alojado en este maravilloso hotel, puede visitarse de todas formas, e incluso tener una encantadora cena rodeado de detalles de este estilo característico.

CASA FERRAN GUARDIOLA

Se trata de un majestuoso edificio situado en la calle Muntaner, en el barrio del Eixample. Su estilo es un tanto particular; además de que mezcla varias corrientes (ya que, al ser inaugurada en 1929, la tendencia de mezclar varias corrientes artísticas estaba muy presente), recuerda a la cultura asiática, pero mantiene los detalles modernistas de los que estamos hablando en esta entrada. Lo más llamativo, a parte de su estilo asiático, es la mezcla de colores que posee el edificio. Es una muy buena opción para visitar y descubrir un modernismo un poco más actual, mezclado en diferentes estilos.

HOSPITAL DE SANT PAU

A pesar de no estar ubicado en un lugar céntrico como los otros lugares, este hospital cuenta con un gran recinto lleno de vidrieras y fachadas plenamente modernistas. Los servicios ofrecidos cuentan con la posibilidad de hacer visitas guiadas en las que se muestran y explican con detalle cada mosaico, vidriera o jardín disponible, narrando, además, la historia de este hospital que actualmente sigue estando en uso. Además, está cerca de la Avenida Gaudí, lugar en el que abundan tiendas, bares y restaurantes, y por supuesto la Sagrada Familia, máximo representante del modernismo en Barcelona.

Rutas en bicicleta por Barcelona.

Una de las maneras más originales y agradables de visitar cada rincón de la ciudad de Barcelona es con una bicicleta. Puedes acceder a cualquier sitio, incluso en aquellos en los que los coches no pueden, y además es una manera ecológica y sostenible de explorar la capital catalana. En esta entrada voy a sugerir tres rutas diferentes que mejorarán tu visita a la gran ciudad catalana.

PASEO POR LAS PLAYAS

Algo característico de Barcelona, sobre todo en verano, es la cantidad de playas fácilmente accesibles que posee. Pasear en bicicleta con vistas al mar es una de las experiencias más agradables y tranquilas que la ciudad puede ofrecer. La ruta dura una hora y media y no supone un gran impacto físico, así que está destinada para cualquier público interesado. Su inicio es en la plaza de Levante, cerca del edificio Fórum. Siguiendo la calle Josep Pla se llega a la fachada marítima rápidamente. Al llegar al parque de Diagonal Mar giraremos a la izquierda y llegaremos al camino paralelo al mar. Una vez llegados a este punto, tan solo hay que seguir el camino y envolverse en el ambiente marítimo de Barcelona. Gente, sol, cometas, terrazas, restaurantes y barcos formarán parte de las vistas ofrecidas. Además, podrás bañarte en cualquiera de las playas, o comer una deliciosa y tentadora paella en los numerosos restaurantes con vistas al mar.

La playa de la Barceloneta

PASEO POR EL PUERTO

Otro paisaje con el mar de protagonista es el puerto. Podremos ver con asombro la cantidad de yates lujosos y cruceros que llenan el puerto de Barcelona, y puede verse perfectamente la entrada y salida de todo tipo de embarcaciones, algunas impresionantemente grandes y curiosas. En esta ruta, en lugar de poder bañarte en las playas, podrás disfrutar de un paseo a bordo de una Golondrina o acercarte a mirar la gran variedad de objetos que se venden en el mercadillo situado en el paseo Juan de Borbón, cercano al centro comercial Mare Magnum. La ruta empieza en la torre del reloj, al lado de la lonja del pescado, y avanzamos en dirección a la ciudad, hasta llegar al Museo de Historia de Cataluña. Al llegar a un cruce, giramos a la izquierda hasta llegar al Mare Magnum. Allí puede verse el paseo Colón y la Barceloneta maravillosamente, e incluso la replica del submarino Ictineo II, un poco más abajo. También podrás visitar el Aquarium o dirigirte hacia la plaza de las Drassanes i disfrutar del recorrido.

El puerto de Barcelona, con diversidad de embarcaciones

PASEO POR EL BARRIO DE LES CORTS

Este barrio puede ser de gran interés ya que cuenta con el famoso Camp Nou, entre otras cosas. Además, es un barrio bastante accesible y permite recorrerlo con bicicleta sin problemas. Cuenta con numerosos parques y jardines, como los jardines de Can Cuiàs, o el de las Infantas, o el palacio de Pedralbes. El trayecto puede iniciarse en la estación de metro de Zona Universitaria (línea 3) y seguimos la Diagonal hasta la Avenida Juan XXIII, donde nos encontraremos el hotel Princesa Sofía. Llegaremos a la Travesera de Les Corts y encontraremos el estadio del FC Barcelona y si seguimos encontraremos las diferentes instalaciones del club. Si seguimos la Travesera de les Corts podremos llegar fácilmente a los jardines previamente mencionados y también, siguiendo la calle Berguedà, podremos llegar al centro comercial l’Illa, donde cuentan con numerosos bares y restaurantes.

Camp Nou, estadio del Futbol Club Barcelona

Merendar en Barcelona.

Uno de los numerosos encantos de la ciudad de Barcelona es la gran variedad de bares y pastelerías que se pueden encontrar. Esto, a veces, hace que no sepamos cuál de todos elegir para pasar una tarde tranquila merendando, o incluso para ir a desayunar. Aquí recomendaré unos cuantos lugares en los cuales tuve una buena experiencia.

HELADERÍA «SANTE GELATO BY RENZO PANICCIA»

Esta heladería está situada en la calle Rosellón, 287. A parte de servir una gran variedad de helados de innumerables sabores, todos ellos deliciosos, también ofrecen tartas, batidos, sorbetes, infusiones y cafés, entre otros. Es por eso que es perfecto para visitar tanto en verano como en invierno. Cabe destacar que está hecho artesanalmente, y creo que eso es lo que la hace diferente a las demás heladerías. En mi opinión, visitar este local es muy buena opción, tanto para comer en los bonitos asientos del interior o de la terraza como para pedirlo para llevar y aprovechar para dar un paseo por la zona. Algo que me pareció muy original y atractivo son las numerosas mezclas de sabores de helados que puedes hacer, completamente personalizadas a tu gusto. La calidad precio es asombrosa.

CAFETERÍA «NABUCCO TIRAMISU»

En el barrio de Gracia abundan las cafeterías y los bares, y a pesar de que todos son una buena opción para pasar una tarde tranquila merendando, recomiendo esta bonita cafetería. Sirven una gran variedad de pastas y tartas, y también platos con frutas deliciosas. El ambiente es muy acogedor y rústico, ideal para desayunar. Los cafés están especialmente buenos, y no puedes perderte su característico tiramisú. Este local se encuentra en la plaza de la Vila de Gracia, 8. Esta plaza acompaña al ambiente acogedor y familiar del local, lo que permite disfrutar aún más de la experiencia.

PASTELERÍA «LA BESNÉTA»

Esta pastelería vegana también se encuentra en el barrio de Gracia, en la calle Torrijos, 37. Siempre que he ido me he pedido únicamente la magdalena de chocolate, porque las hacen deliciosas, pero todos sus dulces tienen muy buena pinta. Las personas con las que he ido a merendar allí aseguran que sus bizcochos y tartas también están deliciosas. El estilo de la pastelería es muy atractivo, te llama la atención con solo verla, y las pastas que se muestran en los escaparates piden a gritos que entres a descubrir qué delicias te esperan en el interior. A pesar de no contar con mucho espacio para comer dentro, el barrio de Gracia cuenta con numerosas plazas y lugares interesantes que puedes visitar mientras disfrutas de tu magnífica merienda.

OBRADOR DELACREM

Esta heladería se encuentra en el barrio del Eixample, en el Paseo San Juan. Se trata de un segundo local de la famosa heladería Delacrem. Lo interesante de este establecimiento es la cantidad de sabores de helado que nos podemos encontrar, ya que van experimentando y creando recetas nuevas, todas ellas deliciosas, como el de albaricoque asado con romero. Los sabores de helado cambian durante el año, ya que trabajan con frutas de temporada. También ofrecen cafés de todo tipo, e incluso horchata. El café estrella es el llamado «affogato», ya que se trata de una taza de café con leche con una bola de su delicioso helado.

CAFETERÍA CAELUM

Se trata de una cafetería de repostería artesana situada en el barrio gótico de Barcelona, en la calle de la Palla. La curiosidad de este local es que toda su repostería es elaborada en conventos y monasterios cercanos a la ciudad. Disponen de una gran variedad de pastas y dulces tradicionales de un sabor exquisito. La decoración es algo vintage y bohemia, perfecto para relajarse tras un día paseando por las calles de la ciudad! Además de la gama de pastas y tartas de diferentes sabores, también cuentan con cafés y tés deliciosos.

LA TETERÍA

Esta cafetería también está situada en el barrio gótico de la ciudad, esta vez en la Baixada de Viladecols, cerca de la parada de metro de Jaume I. La especialidad de este lugar es, tal como indica su nombre, la gran variedad de tés e infusiones que disponen, pero también los zumos de frutas que ofrecen. Además, cuentan con pastas elaboradas artesanalmente que son realmente deliciosas, y también hacen bocadillos y ensaladas para comer algo ligero. La ubicación y el ambiente es lo que la hace especial, ya que el local es tranquilo y acogedor, y no suele estar demasiado concurrido.